loader image

Tentativas de agotar un lugar

Juvenal Barría / Colectivo Hipermercado Casino / Loreto Carmona Juan Pablo Langlois / Felipe Lavin / Fernanda López / Matthew Neary / Andrés Parra - Nia De Indias / Miguel Soto / Pedro Tyler / Grace Weinrib

30/03/19 al

20/04/19

1. El Pescadito y 2. La Cantina

Miércoles a Sábados

de 13 a 18hs.

30/03/19 al

20/04/19

Juvenal Barría / Colectivo Hipermercado Casino / Loreto Carmona Juan Pablo Langlois / Felipe Lavin / Fernanda López / Matthew Neary / Andrés Parra - Nia De Indias / Miguel Soto / Pedro Tyler / Grace Weinrib

1. El Pescadito y 2. La Cantina

Miércoles a Sábados

de 13 a 18hs.

Curador: Gonzalo Lagos y Maria Alejandra Gatti

Galería: Sísmica Chile

¿Es posible mover un escenario?

Si pensamos en el teatro clásico, el escenario es el espacio destinado a la representación. Hay una zona de acción que condensa la dirección de las miradas que inevitablemente se dirigen hacia a ese lugar. Moverlo implicaría un cambio en el modo de percibir lo que ocurre, un traslado y un entorno que modifica las coordenadas. Ese movimiento acarrea otro factor: altera los puntos de vista y el escenario puede ser el que observa a la vez que es observado, pero en otro contexto.

Georges Perec se sienta en la plaza Saint-Sulpice de París y observa durante tres días lo que ocurre a su alrededor, hace listas y anotaciones que finalmente devienen procedimientos de escritura. Tentativas de agotar un lugar recupera algo de esta idea: habitar un espacio y recorrerlo para hacer de esa experiencia un modo de escritura. Combinar y ordenar elementos estableciendo una suerte de sintaxis. Acopiar, reformular, intervenir y traer al escenario otras caras de lo visto. Escribir en el sentido más amplio: como puente, como espacio de reunión, como toma de posición, mirada y acercamiento. Ese acto devenido acción y proceso. Algo así como traducir: arrastrar un sentido y cambiarle su forma.

Movemos un escenario, lo traemos a Buenos Aires, y les proponemos a lxs espectadores un ejercicio de observación a partir de esta exposición que reúne a un grupo de artistas chilenxs que miran y son vistos.

En clave Oulipo, abrimos el juego a dos zonas que consignan y organizan la segunda instancia de este proyecto que exhibe un sistema de relaciones en torno a la producción de lxs once artistas que forman parte:

Elegías del cuerpo:

Articula un conjunto de obras que operan alrededor de la idea de cuerpo como espacio de acción política, de acervo, de memoria y a su vez como herramienta de enunciación.

La forma que tiene un hábito, los sentidos, las disciplinas, las tradiciones, las herencias y las sublevaciones.

Los trayectos domésticos, recorridos de un continuo ir y venir por la información circundante.

La huella que dejan.

La posibilidad de desdoblar y friccionar aquellas marcas que condensan un modo de permanecer y hacerse visible.

Crónicas de lo urgente:

Reúne producciones de artistas que se potencian por la urgencia de la notación, de imprimir con firmeza una suma de intensidades, señalamientos, direcciones y ocupaciones.

El trazo como gesto de algo que fue visto u oído

El grafismo de un tránsito que aparenta ser inalterable.

Las palabras como formas plásticas.

Las imágenes como letras.

Los objetos como acordes.

Puntuar con el sonido.

Abrir la superficie, calar bien hondo, ahuecar la apariencia.

Esta exposición juega con el resultado de un ejercicio que enmarcamos en la tradición oulipiana: combinamos formatos, generaciones, y traemos al espacio un ensayo construido a partir de consignas, restricciones y procedimientos que, esperamos, hagan sentido en una lectura total.

María Alejandra Gatti y Gonzalo Lagos

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter